mc alikates

Belorado, Tocorritos 2004



Bergara, 24 de Julio de 2004.

Mi reloj marca las tres y diez, tengo el petate atado a la moto y me dirijo al popis. Cuando llego veo que ya hay motos aparcadas, entro al bar y allí están unos cuantos alikates dandole al frasco. Por la cara que tiene boti yo diría que se ha alargado en el poteo y se ha saltado la comida, todo en él es alegría. Entre chupito y chupito cuando nos damos cuenta ya estamos todos, así que nos despedimos de los colegas que se quedan y ponemos rumbo a Belorado.


Al salir de Gasteiz tomamos la carretera que va a Peñacerrada, donde cogemos la desviación que nos lleva a Labastida por una carretera muy entretenida, luego a Haro, y ya por carretera mas tiesa a Santo Domingo y a Belorado.


Al entrar en Belorado vamos directamente a la zona de acampada. Nos inscribimos y nos tomamos las primeras cervezas en el polideportivo, que es el lugar donde se celebra la cena y el striptease posterior. A un lado están las piscinas y al otro está el campo de futbol, que estos días se utiliza para poner las tiendas de campañas, por supuesto al sol.


La distancia entre Belorado y la zona de acampada es nada, pero cogemos las motos y nos vamos a potear al pueblo. Dejamos las motos en la plaza, que con su forma ovalada y rodeada de bares con terrazas llenas de moteros presenta un encanto especial. Comenzamos el poteo ... y para cuando llega la hora de la cena ya tenemos mas ganas de juerga que de comer, división de opiniones así que unos a cenar mientras otros continúan el poteo.


Cuando entramos al polideportivo ya está prácticamente todo el mundo acomodado así que no tenemos que hacer cola para coger la bandeja de comida, al estilo de los self-service, pero nos cuesta ver tres sitios libres. El ambiente en la cena es bueno, reina la camaradería y la comida es aceptable. Tras la cena y mientras cambian el aspecto del polideportivo para el striptease curioseamos en el puesto que hay a la entrada y compramos una camara de fotos de esas de usar y tirar, el resultado de sus fotos es el que has visto arriba.


Empieza el striptease femenino y el ambiente se calienta, la pava está bien buena, lástima que no se quiera venir a tomar un trago con nosotros.


Cogemos la motos y de nuevo al pueblo. Vamos directamente a los bares que están en las calles que desembocan en la plaza, en el primero que entramos nos encontramos al resto de alikates, era de esperar, es un bar en el que ponen buen rock and roll. Cerveza, cerveza, y mas cerveza, buena música y de vez encuando alguna pava para echar una ficha, así trascurre la noche.


Me despierto con el ruido de un corte de gas, y la verdad, no tengo la cabeza para eso. Sin pensarmelo mucho me levanto, las ganas de mear aprietan. Cruzo el campo de futbol en diagonal y me voy a por un chocolate y unas madalenas, cuando empiezo a reaccionar me doy cuenta de que a la sombra de una pared están sentados piko, guadañas y wimo, siguen con las birras y el güisqui.


Llega la hora de la vuelta turística: Belorado, Pradoluengo, y al embalse del Arlanzón donde nos tienen preparados unos pinchos. Unos 60 Km. de recorrido entre ida y vuelta. De nuevo a la plaza que es hora de tomar unos marianitos. Cuando empieza el sorteo nos acercamos por si toca algo y con las manos vacías nos vamos a comer.


La nota cómica la protagoniza guadañas. Durante el sorteo han estado anunciando reiteradamente que se han encontrado las llaves de una moto ¿haber quien las ha perdido? y todo eran risas acerca del desafortunado, pues mira por donde que cuando vamos a coger las motos para ir a desmontar las tiendas guadañas va y suelta que eran las suyas.

Mientras unos resuelven el tema de las llaves el resto aprovechamos para desmontar el campamento, que con la tripa llena y el sol en lo alto no apetece nada así que la operación nos lleva su tiempo, lo pasamos haciendo risas a cuenta de las llaves.

Rumbo a Bergara hacemos una última parada en el bar de landa, una cerveza, otra cerveza, y así hasta que alguien comenta que está anocheciendo y mañana es día de curre.


Y esta ha sido la crónica de un fin de semana de concentración.


Rioss, 2004


Volver


Valid XHTML 1.0 Strict